Disfruta tu felicidad

Para tí, ¿qué significa la felicidad?


Para cada uno de nosotros la felicidad vendrá representada por algo diferente, por supuesto, pero considero esencial que todos sepamos reconocer la verdadera felicidad para poder disfrutar de ella. Opino que existe una diferencia entre «ser feliz» y «saber disfrutar realmente de esa felicidad».

Siendo que hace unos días se celebró el Día Internacional de la Felicidad (20 de marzo), quiero aprovechar la ocasión para compartir con vosotros esta pequeña reflexión:

La FELICIDAD:

✔️Es interior, no exterior. 

✔️ No busques fuera lo que no encuentres dentro de tí mism@. Si tú eres feliz, podrás contagiar de felicidad a los demás. Si no lo eres, no esperes encontrarla en otra persona.

✔️ Depende de quién somos, no de lo que tenemos. Collect moments, not things!

✔️ Es inmaterial, no material. Pero considero que para las necesidades básicas tuyas y de tus seres queridos deben estar cubiertas. He viajado por países donde estas necesidades estaban muy lejos de ser satisfechas, India, el outback australiano, ciertas islas de Fiji, Cambodia, Thailandia, Egipto… y os aseguro que los niños allí tienen un brillo especial en los ojos y los adultos te sonríen amablemente. Sin embargo en países del «primer mundo», y sobre todo en algunas ciudades, la gente va siempre sería y si eres «más expansivo de lo normal», te miran raro. Yo prefiero que me llamen loca! Y tú?

✔️ Tu valor, tu sonrisa, tú actitud, tu forma de ser, tu manera de ver las cosas.. eso debe darte felicidad. Lo importante es que la gente que te conoce de verdad sepa cómo eres realmente, de los demás y gente tóxica, olvídate! Por tu propia salud, hazte una favor a tí mismo!

✔️ ¿Te has parado un momento a pensar todas las razones que tienes para ser feliz? No tomes nada ni a nadie por descontado, valora todo y todos de tu alrededor. Un día dejarán de estar ahí.

✔️ Tú eres el responsable de tu felicidad. Si algo te da tristeza, cámbialo. Si no lo puedes cambiar, asúmelo y actúa con tu conciencia tranquila. Si alguien te produce tristeza, aléjalo. Si crees que merece la pena seguir luchando, inténtalo, pero no permitas que durante ese intento, te quite tu felicidad.

✔️ El principio 90/10. «La vida es el 10% lo que nos ocurre y el 90% cómo reaccionamos ante ello.

Os cuento unas cosas sencillas que me dan felicidad y luego os animo a realizar vosotros una lista con todas las cosas que os aportan felicidad. Incluso podéis ir añadiendo una cosa cada día, pueden ser personas, momentos, detalles… ahí van algunas mías como ejemplo:

  • Que las personas que quiero tengan salud.
  • Pasar tiempo con mi familia y mis amigos.
  • Las conversaciones serias y las tontadas con mi hermano.
  • Charlar tranquilamente y reír con mis padres.
  • Disfrutar de nuestra hija junto a mi pareja.
  • Estar junto a mi hija, educarla, cuidarla y no perderme el verle crecer.
  • Poder pensar en voz alta con mis verdaderos amigos.
  • Que mi sueño se haya convertido en mi trabajo, ver crecer mi propio proyecto.
  • Leer la guía de viaje para un nuevo destino y preparar la ruta.
  • Echar unos tiros a basket.
  • El cariño o amabilidad de las personas.
  • Soy quien quiero ser.

A veces, nunca sabrás el valor de un momento hasta que se convierte en un recuerdo.

Por supuesto, mi lista es muuuuucho más extensa, ¡claro! Éstas son tan sólo algunas cosas que os quería citar como ejemplo, simplemente mencionar algunas de las más sencillas, de las que no necesitan grandes gastos, ni pretensiones. Obviamente, también hay cosas «más grandes» que nos dan felicidad, pero lo bonito es que nuestra rutina, nuestro día a día, la sencillez, nos proporcione felicidad. ¡Es lo que vivimos cada día!

De la lista que he compartido, ¿te has dado cuenta que tan sólo dos no dependen directamente de mí?

La salud y la amabilidad de las personas. Aún con todo, puedo intentar estar sana y ser agradable con los demás para que ellos lo sean conmigo (aunque reviente de rabia aún cuando a pesar de ello, no te devuelvan esa simpatía…) Pero bueno, eso viene con el carácter y sale solo, no hace alta esforzarse para ser amable y educado con los demás.

En resúmen, la mayor parte de nuestra felicidad depende de nosotros mismos. 

La vida es muy irónica. Hace falta tristeza para conocer la felicidad, ruido para apreciar el silencio, y ausencia para valorar la presencia.

Y tú, ¿te has preguntado alguna vez qué es la Felicidad para tí?

Quiero finalizar compartiendo este precioso poema de Walt Whitman en su alabanza al CARPE DIEM, «No te detengas»

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.

La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas.

Y ahora, viene la gran pregunta: Y tú, ¿disfrutas tu felicidad? 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *